miércoles, 11 de marzo de 2015

EL TRISQUEL, EL ARBOL DE LA VIDA Y EL LAUBURU

Los celtas transmitieron sus conocimientos a través de grabados, algunos de los cuales han llegado hasta nosotros gracias a que fueron esculpidos en materiales duros como piedras, hierro o bronce. Sus geométricos dibujos esconden siglos de creencias, de rituales y poderes mágicos que pocos conocen.
El Crann Bethadh o árbol de la vida.
Era un símbolo sagrado, representa el mundo de los espíritus, el bienestar y la integridad de las aldeas. Refleja la conexión de sus ramas, que tocaban el cielo, con sus raíces, que descendian al mundo de los muertos. Cada árbol poseía un significado distinto, desde la protección del abedul a la imaginación del sauce o la sabiduría del fresno.


Lauburu (Variación del Tetrasquele).
Canaliza las energías que conforman el universo y la lucha de la luz frente a las tinieblas. Proporcionaba protección contra los extraños o los diablos que invadían los establos o cosechas echándolas a perder
El Trisquel.
Tal vez el símbolo celta más conocido en la actualidad sea el trisquel y entre los significados que se le otorgan encontramos el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu o el pasado, presente y futuro. Relacionado con el principio y el fin de las cosas para los Druidas simbolizaba la eterna evolución y el continuo aprendizaje, asi como la alusión a los tres elementos: agua, fuego y aire. Las aspas siempre giran en el mismo sentido,.